jueves, 16 de julio de 2009

El Departamento de Medio Ambiente adjudica la mayor obra de descontaminación de suelos de Aragón

16.7.2009.


En Aragón Liberal

El Departamento de Medio Ambiente ha adjudicado el contrato de obras de la última fase para la descontaminación definitiva del vertedero de Bailín en Sabiñánigo, afectado por la actividad histórica de la empresa INQUINOSA. La obra ha sido adjudicada por 13.332.740 euros, financiados por el Gobierno de Aragón y el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino.

La adjudicación se realiza a través de la Dirección General de Calidad Ambiental y Cambio Climático, y se ejecutarán con la dirección técnica de la empresa pública SODEMASA. Los trabajos, que está previsto que comiencen las próximas semanas, incluyen la construcción de una nueva celda de máxima seguridad e infraestructuras auxiliares, desmantelamiento y traslado del antiguo vertedero y restauración paisajística del entorno.

La empresa que ha resultado adjudicataria para la realización de las obras ha sido UTE URBASER S.A. & MARCOR EBRO, S&A & GEOTECNIA Y CIMIENTOS S.A. para las obras; el servicio de asistencia técnica a la dirección de las obras ha recaído en Tecnología del Medio Ambiente S.A.; y el servicio para la coordinación de seguridad y salud ha sido adjudicado a SGS TECNOS, S.A.

En todo momento, y ante la falta de respuesta efectiva de la empresa causante de la contaminación, el Gobierno de Aragón ha actuado de forma subsidiaria. Con esta actuación, se pretende resolver de manera definitiva la contaminación del vertedero de Bailín, dentro de la estrategia de descontaminación integral de todos los terrenos afectados por la actividad de INQUINOSA, y en los que ya se han invertido más de 12 millones de euros.

Obras

En una primera etapa se construirán las infraestructuras auxiliares destinadas a permitir la operación de desmantelamiento, así como un nuevo vaso de vertedero. Esta celda tendrá una capacidad de 200.000 m3 y contará el triple de medidas de seguridad que exige la normativa vigente, así como un diseño de absoluta fiabilidad frente a cualquier riesgo de filtración y sísmico. Con esta actuación se pretende evitar el riesgo que produciría dejar indefinidamente los suelos contaminados en su situación actual, a pesar de todos los trabajos realizados ya y la inversión acometida.

Además de la celda, se construirá un centro de transferencia de residuos, que permitirá la clasificación por tipologías de los residuos procedentes del vertedero antes de depositar en la nueva celda aquellos que no se trasladen para su tratamiento fuera de Aragón para su incineración.

La segunda etapa, prevista para el 2010, comprenderá las operaciones de desmantelamiento del actual vertedero y la gestión de los residuos, el traslado y depósito en la nueva celda. Los residuos líquidos que puedan recuperarse no se depositarán en la celda de seguridad sino que serán entregados a gestor autorizado como se está haciendo hasta la fecha.

La tercera etapa prevista para 2011 comprende los trabajos de sellado del vertedero y la restauración paisajística
En la actualidad, existen 140 piezómetros de control o bombeo en Bailín. Además, se cuenta con una amplia red de extracción, que incluye sistemas portátiles. Para la gestión de los residuos líquidos extraídos, se construyó una planta depuradora con tratamiento físico-químico y de lodos, cuatro balsas de regulación de lixiviados, además de infraestructuras complementarias para el estudio y la realización de frecuentes y constantes analíticas de aguas, que se realizan cada hora.

Actividad histórica

La empresa Industrias Químicas del Noroeste, S.A. (INQUINOSA) comenzó su actividad hace más de treinta años, antes de que existiera la Administración autonómica, y cuando la legislación ambiental que aplicaba la Administración del Estado no establecía criterios tan exigentes como los actuales para la correcta gestión de los residuos. Durante el periodo en el que desarrolló su actividad, desde 1974 hasta 1987, la empresa generó residuos derivados de la fabricación del lindano, que se depositaron sin un tratamiento específico y adecuado en los vertederos de residuos urbanos de Sabiñánigo, ubicados en las zonas de Sardas y Bailín. Ante la falta de respuesta de la empresa para asumir sus responsabilidades, requerida para ello judicialmente sin que haya tenido frutos, ha sido el Gobierno de Aragón el que ha actuado de manera subsidiaria, con la colaboración financiera de la Administración Central.